Blockchain, la solución al voto electrónico

 In Estudios, Transformación digital

Prácticamente realizamos cualquier tipo de operación mediante Internet, desde comprar o encargar productos a gestionar cuentas bancarias, reservar citas médicas o incluso realizar la declaración de la Renta. Sin embargo, el voto electrónico sigue siendo una rareza a nivel mundial…De momento.

No existe una forma unificada para implantar el sistema de votación electrónica. Desde 1892, cuando en las elecciones estadounidenses se utilizó una máquina de gran tamaño compuesta por varias palancas que permitían dirigir el voto hacia uno u otro candidato, hasta la actualidad, se han presentado multitud de sistemas de voto mecánico/electrónico.

Voto electrónico. En contra, vulnerabilidad y privacidad. A favor, rapidez y participación.Haz click para twittear

Existen tres sistemas diferenciados que han terminado por copar el uso de esta práctica.

1-Sistemas de recuento automático.

Este sistemas data del siglo XIX y se basa en el reconocimiento óptico de marcas realizadas en la papeleta. Estas marcas pueden realizarse de forma manual o mediante una máquina.

A favor;  El votante puede verificar que su intención de voto se ha plasmado correctamente. Y permite eliminar la aportación tecnológica para realizar un recuento manual en caso de necesidad.

En contra; Mediante un ataque al software, dentro de las marcas establecidas en la papeleta para señalar la intención de voto se podrían realizar otro tipo de marcas que dañasen la privacidad de la votación.

2-Sistemas de registro electrónico directo.

Mediante el uso de un ordenador, se realiza al mismo tiempo el registro y la contabilización del voto. Países como Brasil, Venezuela o diversos estados de EEUU lo utilizan en la actualidad.

A favor; Acelera el recuento agilizando todo el proceso. Y facilita la acción de votar a personas con algún tipo de discapacidad mediante la opción de una interfaz de audio.

En contra; El registro de votos se realiza y almacena en un software, convirtiendo cualquier ataque al sistema cómo potencialmente fatal para el recuento/privacidad de voto.

3- Sistema de votación vía red

Los sistemas de votación a distancia permiten realizar el voto desde cualquier máquina con conexión a Internet (ordenador, tablet, smartphone…) Y por tanto es necesaria una autentificación digital de la identidad del votante para evitar la duplicación de votos o la suplantación de identidad.

A favor; Este sistema aumenta la participación en las elecciones y facilita el voto para aquellas personas que residen en otro país o en zonas de difícil movilidad.

En contra; Pese a los sistemas de autentificación, existen resquicios que imposibilitan alinear por completo este sistema con los requerimientos de identificación exigidos por la ley.

El voto electrónico en el mundo

A continuación repasamos algunos ejemplos de los tres grupos en los que se dividen los países frente al voto electrónico.

Ya implantado

Bélgica fue pionera en la aplicación de este tipo de sistemas  y a mediados de los años 90 ya estableció un marco legal adecuado. En la última década ha utilizado el voto electrónico en elecciones regionales y federales.

EEUU permite que cada estado decida sobre qué sistema electoral utilizar. En las últimas elecciones presidenciales se utilizó la votación electrónica con varios incidentes en los condados de Cleveland, Cumberland, Wake y Craven. Siendo el condado de Wilson el más afectado, debido a una parada en todas sus máquinas que obligó a realizar la votación de forma manual.

India, que desde 1989 ha ido instaurando el voto electrónico de forma progresiva, planea incorporar el sistema VVPAT (comprobante para el votante) en todas las máquinas voto.

Fase inicial

Francia autorizó el uso de máquinas electrónicas en 1970. Y a partir del año 2000 realizó todo tipo de test y simulacros, llegando a votar electrónicamente en 2007 un total de 1.500.000 ciudadanos. No obstante, el riesgo de ciberataques ha hecho que en 2017 se haya abandonado la idea de implantar el sistema de forma definitiva en los próximos años.

México arrancó sus pruebas piloto en 2005, y ya en 2008 se utilizaron en el estado de Coahuilla más de 100 urnas electrónicas. Sin embargo, de cara a las elecciones presidenciales de 2018, se ha anulado el uso de voto electrónico para los residentes en el extranjero por falta de presupuesto y poca fiabilidad en términos de seguridad.

Perú aprobó en 2005 una ley que autorizaba la implementación progresiva del voto electrónico. En 2017 más de 5.000 ciudadanos usaron el voto electrónico, contabilizándose los resultados en apenas 30 minutos.

Prohibido

Alemania en 2009 declaró inconstitucional la utilización de urnas electrónicas alegando la dificultad de voto para aquellas personas sin conocimientos técnicos.

Reino Unido realizó entre 2002 y 2007 una fuerte inversión en computadoras, para estudiar las posibilidades del voto electrónico. Finalmente, la Comisión Electoral dictaminó que las garantías en términos de seguridad eran insuficientes y cerró la posibilidad de implantar el sistema en un futuro cercano.

Holanda, fue pionera en incluir en la legislación electoral el voto electrónico (1965) Pero tras detectar en 2006 que el sistema de voto electrónico presentaba fallas de seguridad, anunció en 2008 que se recurriría de nuevo a los sistemas tradicionales de votación.

Blockchain, la solución al voto electrónico

Parece obvio que el mayor escollo que debe salvar el voto electrónico es la seguridad.  La creencia de que es más seguro utilizar el sistema de voto en papel y el recuento manual sobre la fiabilidad que ofrecen las máquinas, no es del todo correcta. La fiabilidad del sistema tradicional, si es analizado con la misma rigidez que los nuevos sistemas tecnológicos, presenta parecidas grietas en seguridad. Sin embargo, la tecnología debe sumar, mejorar y potenciar los procesos, ya que de lo contrario no tiene sentido su implantación. No obstante, el paso que convierta el voto electrónico en un método más ágil, participativo y seguro, está mucho más cerca de lo que podamos pensar.

Una de las más destacables tecnologías que han emergido recientemente es el Blockchain. Se trata de una base de datos distribuida por cadenas de bloques diseñados para convertirse en inmodificables una vez los datos se han introducido, enlazándose con su bloque anterior y formando una cadena indivisible y no alterable. Una solución diseñada para almacenar con la máxima seguridad posible conjuntos de datos.

Es decir, la tecnología Blockchain ofrece todas las medidas necesarias para que nuestra sociedad, cada vez más madura tecnológicamente, de un salto de calidad a la hora de participar en una votación. Es una tecnología que no permite cambiar lo escrito, ni el acceso al sistema, y que puede facilitar a los ciudadanos, de forma transparente y al instante, ver si su voto se ha procesado correctamente.

Blockchain es una firme promesa de romper las tradicionales barreras de seguridad con las que topa históricamente el voto electrónico. Y todo apunta que esta tecnología será capaz de ganarse la máxima confianza de los usuarios. Una clara prueba de ello es la vinculación constante de esta tecnología con el sector financiero. Simplemente es cuestión de tiempo que de el salto definitivo para permitir instaurar el voto electrónico con las máximas garantías en cualquier lugar del mundo.

Accede a la guía definitiva sobre BlockChain

"blockchain"

¿Te ha gustado lo que has leído?

¡Pues apúntate a nuestra Newsletter!

¿Te ha gustado lo que has leído?

¡Pues apúntate a nuestra Newsletter!

Recent Posts

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies